martes, 21 de diciembre de 2010

Usuarios "Sinde-rechos" en internet.




Hoy se tramita en el Congreso la llamada "ley Sinde" con la que se pretende cerrar los sitios web que compartan o faciliten enlaces de descarga a contenidos como películas, series, música, libros... Supuestamente en defensa de los derechos de propiedad intelectual de estas obras. Bien, me dispongo a ofreceros mi opinión como usuario y también como creador de material visual:

En esencia lo que se pretende es dejar fuera de la ley el derecho de las personas a compartir obras audiovisuales. Para ésto numerosos actores propagandísticos han entrado en juego para mezclar conceptos y confundir en la medida de lo posible a los usuarios, sobre todo, a aquellos que por desconocimiento u otros motivos no utilizan las tecnologías actuales aplicables a esta materia. Así identifican maliciosamente a quienes intercambian archivos en redes "P2P" (de persona a persona) con la venta de películas en el llamado "top manta", por ejemplo, o como dijo David Bravo "juegan con el lenguaje" llamando piratería al hecho de compartir y así "es complicado enunciar una frase como "yo estoy a favor de la piratería" sin que suene a demencia senil".

Otra de las líneas de actuación que utilizan es la victimización de los creadores. Cómo olvidar a Rosario Flores y su celebérrimo "¡Que nos estamos muriendo de hambre, esa es la realidad, que nos morimos de hambre!" mientras plagia diseños para sus vasos de nocilla, vende colonias y cobra 45.000€ por concierto. O en su defecto llaman pérdidas a las bajadas de beneficios, cosa que hace año tras año la SGAE (Sociedad General de Autores y Editores). Inocente de mi que creía que las pérdidas eran números rojos, vamos, que uno gasta más de lo que ingresa. Pese a las constantes "pérdidas" la SGAE ha confirmado que la pensión de su actual presidente, Eduardo Bautista, ascenderá a la cantidad nada desdeñable de 25.411€ mensuales. Ésto es posible gracias, en parte, al abono que todos hacemos del canon digital o a sus incursiones en bodas ajenas, taxis, peluquerías, bares... Por si esto fuese poco esa cantidad es el 60% de su sueldo actual. 

Ante este panorama las principales webs de streaming (visionado online) y de enlaces han cesado su actividad dejando ver únicamente una pantalla negra con un pequeño texto. Éstas serían las principales afectadas por la "ley Sinde" y, según he podido leer en la edición digital de El País, generan cerca del 70% del tráfico de Internet en nuestro país.

La reflexión que se me plantea ya que, sin conocerme de nada, me acusan de ladrón es: ¿Qué puedo pensar de unas discográficas que hace años me vendían por 18€ un disco que constaba de CD, caja y exiguo libreto y ha día de hoy me ofrencen por los mismos 18€ CD, DVD, Libro, calcomanía y descuento en entrada para futuro concierto? ¿Qué era lo que me estaban cobrando antes? ¿Me estaban robando? En mi opinión la respuesta es evidente. Lo mismo pasa con las películas. Antes un escaso VHS que tenía una durabilidad limitada y ahora DVD's que te entierran en "extras". El cine, por ejemplo, ha pasado de 500 pesetas (3€) e incluso 300 pesetas (1'80€) el día del espectador a 8 ó 10€. Los mismos cines, las mismas salas. 

Ésta es una ley exigida por la industria y hecha a su medida. Para colmo de males es el Ministerio de Cultura, un ente público, a través de la Ministra de Cultura, un empleado público "curiosamente" inmerso en el mundo del cine, el organismo que desarrolla la labor de imponerla.

Una lástima pero, antes de terminar esta entrada os invito a buscar el vídeo de Rosario diciendo su... "grito protesta" a ver si algun@ tiene más suerte que yo. Nos vemos.






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada