sábado, 1 de enero de 2011

Un año más... ¿Qué hemos hecho?

Han pasado otros 365 días y con ellos entramos en el 2011. Siempre al terminar un ciclo echamos un vistazo atrás para hacer balance de lo pasado y encarar el nuevo año de manera positiva. Bien, pues en esta entrada quisiera comentar cuales han sido los factores que más me han ayudado a enriquecer mi capacidad creativa durante este año que, considero, ha sido bastante productivo.

A nivel fotográfico, sin duda y como ya lo ha sido en años pasados, el hecho de salir a fotografiar con compañeros de afición a sido un factor determinante. Compartir puntos de vista y conocer las reacciones y opiniones que el propio produce en otras personas es muy enriquecedor. También tener a mi alcance distintos materiales ya sean objetivos, flashes u otros accesorios me ha permitido experimentar y orientar de una manera más productiva mis inquietudes y hacer más eficientes mis compras de material fotográfico.

Por suerte o por desgracia durante 2010 he podido dedicar bastante tiempo a plasmar sobre papel diversos proyectos creativos e incluso algunos, como este blog, han llegado a ver la luz. Para mi es muy importante el hecho de tomar apuntes tanto gráficos como de texto de las ideas que van surgiendo para no dejarlas correr. Mi recomendación es que siempre se tenga a mano una libreta para tomar nota de esas ideas fugaces que a veces no nos parecen nada concreto pero que vistas después de un tiempo pueden darnos pie a una nueva idea más definida. El paso del tiempo nos proporciona la posibilidad de adquirir más información que relacionar a la idea primitiva dando lugar a una idea más elaborada.

Por último, el factor más sencillo de fomentar pero que a veces se nos escapa, no sé si por pereza o porqué, es la observación. Para conseguir un buen funcionamiento de la mente creativa es necesario proporcionarle información con la que trabajar. No confundir ésto con copiar ideas de otras personas, no es estrictamente necesario ver fotografías para recoger ideas para realizar una fotografía. Observar analíticamente nuestro entorno puede proporcionarnos información más que válida para realizar fotografías por cotidianos y anodinos que nos resulten los elementos que lo componen. Por ejemplo: después de pasar muchas, pero muchas veces (entre 2008 y 2009), por delante de un agave seco un día me fijé en él con un ángulo que nunca había probado y por suerte llevaba la cámara encima así que tome la foto. Pasados ya un par de meses con la foto parada en el ordenador se me ocurrió que un procesado hacia tonos sepia con un viñeteado le iría bien y así lo hice y la volví a dejar en la carpeta de "inacabados". Llegaron las fechas navideñas (ya en 2010) y recordé la imagen del agave al ver los abetos a la venta, reprocesé la imagen y le añadí unos círculos de color que simulan bolas de Navidad. Aquí está el resultado:



Resumiendo: Durante 2010 hacer fotos en compañía de otros fotógrafos, apuntar ideas para valorarlas pasado un tiempo y observar detenidamente mi entorno han sido, después de revisar el trabajo de esta pasado año, los factores que más peso han tenido. Espero que esta pequeña reflexión os pueda servir de ayuda.

¡¡Feliz 2011 a tod@s!! Nos vemos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada